Este grupo de obras recrean esculturas imaginarias. Estas esculturas de ficción nos muestran diferentes escenas, desde manifestantes encapuchados portando cócteles molotov a otros enfrentándose a la policía o sosteniendo pancartas reivindicativas.

Todas estas esculturas han sido generadas mediante el modelado 3D digital, obteniendo así modelos virtuales que me permiten jugar con la escala, el acabado, la textura y la iluminación de las mismas. Estas esculturas ficticias son introducidas en monumentos públicos muy conocidos, sustituyendo las figuras de mandatarios, generales o reyes. Este ejercicio de suplantación afecta solo al retrato de las figuras de poder, manteniendo inalteradas el resto de estructuras arquitectónicas que forman parte del monumento original.