La relación del ser humano con su cuerpo físico se redefine en la época contemporánea, ya no sólo aceptándolo como una envoltura inmutable, sino como un vestido que se puede modificar y adaptar al propio contenido. En la serie ‘Fuera de Orden’, el cuerpo se reinventa y se consolida a través de la propia negación, su disolución en el espacio. Se revela siguiendo formas experimentales, rechazando la realidad y exaltando el deseo, buscando identidades menos cerradas y más flexibles. Así, la metamorfosis se convierte en un acto: la humanidad cambia de aspecto y, mientras tanto, modifica el propio sentir.