La respiración es un proceso fisiológico propio de los seres vivos, cuyo objetivo es mantener activo su organismo. Respirar, por lo tanto, es vital. Casi siempre lo hacemos inconscientemente, cuando somos conscientes viajamos al centro de uno mismo. Al respirar establecemos ritmos y conectamos con el universo, lo introducimos en nuestro ser. En estos dibujos se establece un diálogo entre la respiración, la naturaleza, el tiempo, el universo orgánico y vivo, lo que está dentro, lo que se mueve, crece y marchita; lo que no podemos controlar; secciones, fragmentos, partículas, moléculas de algo, de ser, de vida. Y todo esto, complejo de imaginar en el espacio, va adquiriendo formas diversas hasta crear una máquina fuera del tiempo, donde las distintas piezas se coordinan para respirar.