El término griego “Trayma” significa un pinchazo, una perforación, una herida; se utiliza para indicar un desgarro en el tejido del cuerpo humano, una laceración que distorsiona el cuerpo. La artista y diseñadora Caterina Roppo se inspira en este concepto a través del uso de telas, interpretándolas como un cuerpo cuyo tejido se convierte en epidermis.

“Trayma” adquiere diferentes significados y Roppo, con su proyecto de arte visual, se ve impulsada a abordarlo como una herida que corta el flujo de su existencia, alterándola. La sustancia del trauma no es el dolor en sí, sino el sentimiento de impotencia que engendra una preocupación dominante: la incertidumbre de superarlo.

El rasgo emblemático de esta colección es el efecto filamentoso de tejidos exquisitos. Un tipo de mano de obra – “flotté” – deja estos filamentos sueltos, añadiendo una apariencia totalmente orgánica a la idea de utilizar viscosa y rayón con complejos patrones de Jacquard. Los diseños de las telas no son en absoluto casuales, sino una transcripción fiel de imágenes que han influenciado a la artista en varios lugares específicos.