UPDATES

Mariana Sarraute

Updates

Mariana Sarraute 16/9/2021 – 12/11/2022

La obra pictórica de Mariana Sarraute es fruto de procesos ritualísticos llevados a cabo en un afán por buscar nuevas formas de expresión, paralelas a una exploración espiritual. La cábala y la alquimia son referentes que han atravesado la práctica reciente de la artista y, en el caso de esta exposición, son articulados a través de una reinterpretación de algunas imágenes y símbolos pertenecientes a los frescos de San Clement de Tahull, que se encuentran en el MNAC de Barcelona. Aunando rasgos naturalistas provenientes de la tradición hispánica mozárabe con influencias de la Italia bizantina, los iconos de Tahull representan varias narraciones bíblicas entre las que se encuentran el pasaje del Apocalipsis. Comúnmente malentendido como “destrucción o final”, la etimología de esta palabra es similar a Apocçalupsis que significa revelación, descubrimiento y el inicio de algo nuevo. De manera que, al trabajar con este tema, las obras encuerpan la manifestación de un conocimiento simbólico, oculto y cifrado.

“Updates” es uno de esos anglicismos que han devenido en tener un doble sentido debido al avance de la sociedad tecnológica. “Actualizaciones” en castellano, nos remite al lenguaje informático con el que Sarraute está familiarizada a través de su trabajo como desarrolladora web. Como la propia artista indica, la programación invade su pintura en cuanto a que traspola lo sintético del código que utiliza para generar una página web, en lo conciso que hay en los gestos del pincel. Los lienzos que conforman estos Updates denotan el interés de Sarraute por crear capas de color con pigmentos cuya estabilidad varía y cambia de color, dependiendo de la perspectiva desde la que se observen. Colores poderosos como el nácar, los tornasoles o tonalidades metalizadas, aportan vitalidad y fuerza a los gestos y símbolos impresos en la tela, algunos repetidos en diferentes momentos. Pues como la coreógrafa Yvonne Rainer indicó, “si algo es complejo, la repetición da más tiempo a la gente para asimilarlo”. El espacio generado dentro del cuadro es profundo, ligero y transparente, que contrasta con los volúmenes terrosos de las piezas cerámicas en la exposición, - obra muy reciente -, fruto de la aproximación de Sarraute a fabricar destiladores y hornos de alquimia. Si bien las pinturas envuelven los códigos resultantes de un proceso de contemplación y revelación, las piezas cerámicas nos acercan a la idea de acción ritual y a la alquimia como proceso de cambio de una sustancia a otra.

A pesar de la necesaria materialidad de la creación artística, el arte que se origina a partir de una conexión con la simbología espiritual y aquello invisible que está dentro del ser, se mueve en un sustrato ideológico que está en todo el universo y que, según Platón, es la única realidad verdadera. En este contexto, la esencia de la obra de arte se desplaza del objeto material hacia la idea que se manifiesta en él. Al generar una ventana hacia el interior, hacia los símbolos y los mitos antiguos, la forma de pintar de Sarraute otorga un papel muy importante a la actividad imaginativa del que percibe. Este papel constructivo evoca el planteamiento del historiador Dario Gamboni sobre la “imagen potencial”, una imagen que depende del estado de ánimo del espectador para poder realizarse plenamente.

Dario Gamboni, Potential Images: Ambiguity and Indeterminancy in Modern Art, 2002. Reaktion Books, Londres. Yvonne Rainer, Feelings are Facts: a life, 2006. The MIT Press, Massachusetts.

Fotos: Tomeu Canyellas.

X