UN GIN-TONIC POR FAVOR

Un Gin-Tonic por favor

20/11/2020

“Un gin-tonic, por favor” es un proyecto benéfico de difusión, edición y exposición de dibujos en blanco y negro de algunos de los mejores artistas del panorama cultural actual. Esta iniciativa pretende, además de aliviar el confinamiento por covid-19, ayudar a paliar las graves consecuencias de la pandemia.

EL COLOR: Descárgate los dibujos e imprímelos para colorearlos, mancharlos o intervenirlos en casa a modo de desestresante para toda la familia, tanto niños como adultos. Mándanos después tu dibujo coloreado. ¡Tu obra formará parte del proyecto!

EL LIBRO: Todos los originales de los artistas serán incluidos en un libro diseñado, editado y distribuido por Kaplan Projects. Será un libro de artista, un libro para NO colorear. Los beneficios de la venta de los libros irán destinados a beneficencia.

EL REENCUENTRO: Cuando acabe el confinamiento, haremos una presentación del libro y expondremos los dibujos originales en el local de Kaplan Projects donde serán vendidos al precio de mercado de cada uno de los artistas. Los beneficios de esta exposición irán destinados a una organización benéfica.

Este proyecto se creó desde una idea feliz

UN GIN-TONIC, POR FAVOR.

Como escribió Robert Lowell, “la luz al final del túnel, es el tren que se nos viene encima”.

Hace un siglo en París, para olvidar los horrores de la Gran Guerra, la gente corría, hacía carreras, y se inventaba extrañas competiciones callejeras. Hoy no podemos correr, han recogido las calles, se rumorea que antes o después las volverán a poner. El espacio ya no existe, solo existe el tiempo, un tiempo atópico, suspendido, un tiempo que empezó con un gong, y nos pilló con una mueca rara. Un gin-tonic por favor.

Estamos condenados al ahora. El pasado no importa, el futuro no existe. Este libro es un intento más de habitar la espera, una espera que -dada la situación Kafkiana- hay que agotar, hasta que se convierta en aburrimiento. Un gin-tonic por favor. El aburrimiento es el lapso donde nacen las ideas. Es un momento de tránsito. Desfilen en el orden correcto. Aguarden, que nadie se mueva, ya llega el olvido, ya llega la idea feliz. Es la magia del no hacer, de llegar más allá del aguardar. Un gin-tonic por favor. Después del surrealismo viene el dadaísmo. Disfrutemos de la espera, nos acompañan el miedo y la falta, pero sentimos el erotismo de la anticipación de la clausura de este tiempo. No es tiempo de reflexión, es tiempo de no pensar. Las ideas llegan después. Por fin sabremos lo que debe uno abandonar. Y Baldessari escribió hasta que se le acabó la tinta: No haré más arte aburrido. Un gin-tonic por favor.

X