MAQUINARIAS FLOTANTES

Luis Alfonso Villalobos

MAQUINARIAS FLOTANTES

Luis Alfonso Villalobos 26/3/2022 – 6/6/2022

Al encontrarnos delante de una de las obras de Luis Alfonso Villalobos (Guadalajara, México, 1976), se debe forzar durante unos segundos la visión para descubrir que, efectivamente, es pintura y no fotografía el medio ante el cual nos encontramos. En sus lienzos, el artista lleva al extremo los límites de la pintura para acercarse a la materialidad arquitectónica, para adentrarse en ella y llegar a habitarla a partir de un detallismo técnico que no entiende de fronteras entre lo real y lo representado.

Son tres las series que reúne la exposición Maquinarias Flotantes: Estructuras Flotantes, Vástago y Pantano. Tres son también los conceptos sobre los que reflexiona a partir de su pintura: materia, historia y función.

La primera de ellas, Estructuras Flotantes, refleja la intención de expandir la pintura hacia la tridimensionalidad de la arquitectura. El artista representa construcciones existentes que han marcado un punto de inflexión en la historia del diseño arquitectónico, como el apartamento que Le Corbusier diseñó para el coleccionista Carlos de Beistegui en París, creaciones del arquitecto mexicano Luis Barragán, o el estudio diseñado por el arquitecto Juan O’Gorman en 1934 para Frida Kahlo y Diego Rivera. Villalobos reflexiona sobre las posibilidades matéricas de la pintura, considerándola un objeto en sí mismo y llevándola al límite, desafiando la bidimensionalidad del lienzo para explorar sus posibilidades escultóricas. Se representan así lo que el mismo artista denomina “máquinas para pintar”, creando maquetas de arquitecturas reales que se llevaron a cabo específicamente para la actividad artística en todas sus vertientes, ya sea para crear, exponer o indagar sobre aquello que ofrece la pintura.

La serie Vástagos lleva más allá la reflexión histórica, aludiendo a la posición de la pintura contemporánea y su continua muerte anunciada. En el lienzo, el punto de vista fotográfico une escenas de exposiciones vistas desde hojas de banano que se interponen ante la mirada del espectador. Así, las obras de Ellsworth Kelly, Blinky Palermo e Imi Knoebel se revelan entre el follaje tropical, creando metapinturas interrumpidas por la naturaleza. De esta manera, Villalobos pone en relación la capacidad de supervivencia del árbol tropical con las condiciones extremas en las que perdura y se expande la pintura contemporánea.

En Pantano, sin embargo, el artista rompe con la estética de las series anteriores para reflexionar sobre la dicotomía entre lo que vemos y lo que percibimos. En este caso, las pinturas se convierten en estructuras flotantes que pueden verse desde distintos ángulos, pueden ser rodeadas e incluso mirar a través de ellas. En ocasiones emancipadas de la pared, invitan a reflexionar sobre qué son realmente aquellas estructuras, aun siendo conscientes de que son lienzos intervenidos por la mano del artista. Así, cada estructura se aleja de su naturaleza de objeto artístico para convertirse en algo más, algo que no se subordina al proceso pictórico, sino que depende de la perspectiva con la que lo percibe el mismo ojo humano.

La exposición Maquinarias Flotantes hace una retrospectiva de la obra reciente de Luis Alfonso Villalobos, una miscelánea que reivindica el poder matérico y simbólico de la pintura contemporánea, traspasando los límites del medio para, en consecuencia, enaltecerlo.

Fotos: Tomeu Canyellas.

X