DIANA COCA

Diana Coca

El viaje de Diana Coca empezó desde que tiene memoria cuando de niña, su padre le leía para dormir la Odisea de Homero. A partir de entonces, si algo define la vida y obra de esta artista es la incansable búsqueda del entendimiento de la mente y el comportamiento de los humanos. Después de licenciarse en Bellas Artes en la especialidad de Fotografía por la Universidad de Brighton, en Filosofía por la Universitat de les Illes Balears y Máster en Investigación de Danza y Performance en el Centro Nacional de Bellas Artes de México, enseguida encuentra en su propio cuerpo el material que le presta toda la independencia necesaria para la exploración y el análisis; en la acción la forma de crear una realidad objetiva; y en la fotografía la forma de captar la energía que no se muestra al ojo desnudo.

Considerando, como decía Sartre, que las acciones son lo único que se puede considerar verdaderamente real en esta vida, Diana pone en marcha el mecanismo de creación de las diferentes realidades que ella percibe. Y vuela. Vuela usando el cuerpo como gestor de esta acción. Usa su cuerpo como catalizador de energías, y la improvisación como vehículo del trance que supone toda creación. Diana se ve fuerte como una roca, y mórbida como una esponja. Absorbe y canaliza conceptos y energías para expulsar conclusiones y verdades evidentes a todos que, sin embargo, nuestro cerebro tiende a no ver.

Siguiendo a Donna Haraway, Diana Coca cuestiona la centralidad del ojo en la cultura occidental patriarcal, interviniendo el espacio público como un espacio artístico más, afectándolo y dejándose afectar, embriagándose a través de los sentidos: escuchar, olfatear, saborear, tocar y ver. Como una chamana visionaria nos abre los ojos al mundo que no se nos muestra en condiciones normales de ceguera social.

Dado que la acción lleva intrínseca el tiempo y el espacio, la fotografía es la herramienta perfecta mediante la cual la artista captura lo que está en tránsito. Atrapa momentos que se presentan como destellos de lucidez. Las fotografías de Diana Coca son una vez más la prueba de que, como Carolee Schneemann decía, si la luz es energía y la fotografía capta la luz, la fotografía capta la energía de las acciones, indagando en sensaciones, emociones y su significado, con todo lo que eso conlleva.

X

Perteneciente a la casta de las eternamente desasosegadas

2019
Impresión digital con pigmentos minerales, papel calidad museu Hahnemühle (2021)
110 x 110cm

Tijuana 1

2013
Impresión digital con pigmentos minerales, papel calidad museu Hahnemühle (2021)
180 x 180cm

Ciudad de México 20

2015
Impresión digital con pigmentos minerales, papel calidad museu Hahnemühle (2021)
150 x 150cm

Ciudad de México 32

2015
Impresión digital con pigmentos minerales, papel calidad museu Hahnemühle (2021)
80 x 80cm

Tijuana 48

2014
Impresión digital con pigmentos minerales, papel calidad museu Hahnemühle (2021)
150 x 150cm