ALBA SUAU

Alba Suau

Desde hace algunos años, mi trabajo se centra en la experiencia de entrar en la pintura; en dejarse envolver, absorber por ella. Estos espacios de aislamiento no son lugares de paso, sino, lugares para detenerse y permanecer; son espacios marcados por la lentitud, por la contemplación. Se trata de establecer un estado meditativo y sumergirse en los pigmentos.

A través de las instalaciones, la experiencia de aislamiento, la absorción total del espíritu por el objeto, alcanza su paroxismo literal. El cuerpo penetra en la pintura y se ve rodeado por ella. Estas piezas son objetos aislantes, pero no están aislados. Se dejan impregnar por el exterior, por la luz que penetra en la sala, y que no hace sino acentuar la presencia de esta zona delimitadora.

En un lenguaje más abstracto, mis cuadros continúan este mismo proceso. Su existencia depende de mi voluntad, al hacerlos, de introducirme en ellos, de sumergirme en lo inesperado, en lo inefable. Habitar el espacio "con la sensibilidad, es decir, no inscribiéndose en él, sino impregnándose de él, haciendo cuerpo con la propia vida que es este espacio [...]"1. Con el lienzo en el bastidor, lejos de la distracción de la forma, interrogo el acto de pintar. En este interior, surgen preguntas sobre la relación material entre el soporte y la pintura. Aparece una conversación, un juego.

1 Yves Klein, L’Évolution de l’art Vers l’immatériel (Paris: Éditions Allia, 2020), 15-16.

X

OTM07/22

2022
Acrílico sobre lienzo
138 x 1644cm

RVBA08/22

2022
Acrílico sobre lienzo
40.5 x 51cm

SV07/22

2022
Acrílico sobre lienzo
199.5 x 139cm

Þverá

2022
Acrílico sobre lienzo
116 x 135cm

GRA09/21

2021
Acrílico sobre lienzo
120 x 73cm

Motivo 3-1

2021
Acrílico sobre lienzo
148 x 106cm

Motivo 3-2

2021
Acrílico sobre lienzo
140 x 110cm

OV 12/20

2021
Acrílico sobre madera
29,4 x 23cm